¿Cómo puedo impugnar un despido? ¿Qué tengo que hacer?

impugnacion despidos

La compañía decidió despedirme. Si no estoy acorde con esta elección, ¿puedo impugnar el despido? Si. Y, además, es muy posible que se estimen tus metas.

Es muy recurrente que, para intentar justificar un despido, la compañía alegue pérdidas económicas o atribuya a los trabajadores hábitos inadecuados, así como reducción continuada en el desempeño laboral o desobediencia en el trabajo.

Ya que bien, si pensamos que tales causas no son algunas, y deseamos impugnar el despido sufrido, es primordial continuar los consejos que, desde el sector de Derecho Laboral de Ézaro Legal te ofrecemos:

📌 Tabla de Contenido

    No firmar el finiquito o llevarlo a cabo como “no conforme”

    El finiquito es el archivo que pone fin a la relación laboral. Es muy importante no firmarlo o, por lo menos, llevarlo a cabo como “no conforme”.

    Y ello porque, en caso opuesto, será muy difícil poder impugnar, más adelante, el despido, de esta forma como reclamar las proporciones que, en su caso, nos deba la compañía.

    ¿Cuál es el período para impugnar un despido?

    ¡Ojo con los plazos! El período para impugnar el despido es de 20 días hábiles, aun cuando el despido sea verbal, es decir, cuando no te entreguen la carta de despido.

    Precaución cuando el empresario te señale, entre otras cosas, que “ya te llamará si hay trabajo”, ya que estaríamos frente un despido verbal.

    Un despido verbal va a ser siempre improcedente, frente la carencia de comunicación redactada, pero tiene plenos efectos extintivos de la relación laboral, por lo cual el período de caducidad para impugnarlo es de 20 días hábiles.

    Interesante:  El conde Lucanor - Resumen corto del libro

    La consideración de la papeleta de conciliación en la impugnación

    Antes de asistir al Juzgado de lo Popular, es requisito previo enseñar papeleta de conciliación. El período para presentarla es el mismo que para impugnar el despido, y su exhibición suspende los plazos.

    Pero, ¿qué es la papeleta de conciliación? Es un escrito que se muestra frente el Servicio Regional de Relaciones Laborales (SERLA), que debe contener los datos de identificación de las partes y, de forma sucinta, las causas por los que impugnamos el despido.

    Es esencial redactar de manera correcta la papeleta, ya que la demanda judicial no va a poder contener hechos nuevos. Por esto sugerimos buscar consejos de un Abogado experto en derecho laboral desde el instante del despido.

    ¿Cuál es el tipo de despido que ha usado la compañía?

    Vas a tener que diferenciar el tipo de despido de que se trate, por los diferentes requisitos de todos ellos. De esta forma, el despido va a poder ser por causas objetivas, de tipo disciplinario o colectivo:

    Despido por causas objetivas

    En el despido por causas objetivas la compañía debe comunicarte, por escrito, la causa, de esta forma como poner a tu disposición la indemnización de 20 días por año de servicio y concederte un período de preaviso de 15 días.

    Un ejemplo de despido por causas objetivas sería el siguiente: “La compañía de venta de aluminios para la que trabaja Elena, que ocupa a 30 trabajadores, transporta tolerando pérdidas económicas ya hace 3 años, y la previsión es que la circunstancia negativa continúe más adelante, gracias a la reducción de las ventas. Por esto, la dirección de la compañía decidió prescindir de tres trabajadores, entre ellos de Elena. Usa un despido por causas objetivas de tipo barato.”

    Interesante:  ¿Qué personaje de JoJo's Bizarre Adventure eres?

    Despido disciplinario

    En el despido disciplinario además debe estar comunicado por escrito el despido, con indicación de los hechos que lo motivan y la fecha de efectos.

    Por ejemplo: “Juan, trabajador de una compañía vallisoletana, no está contento con las elecciones que adoptan sus superiores, por lo cual opta por bajar el desempeño de su trabajo, no cumpliendo con los objetivos pactados. La compañía le despide por fundamentos disciplinarios.”

    Despidos colectivos

    Los despidos colectivos son esos que, teniendo como causa causantes baratos, técnicos, organizativos o de producción, afecten a un preciso número de trabajadores; en concreto: a 10 trabajadores en las compañias de menos de 100 trabajadores, al 10% en aquellas que ocupen entre 100 y 300, y a 30 en las que ocupen a bastante más de 300 trabajadores.

    En todo caso, cualquier clase de despido puede impugnarse si no nos encontramos según la elección empresarial.

    ¿Qué sucede tras impugnar un despido?

    El Juez de lo Popular puede adoptar una triple decisión: declararlo procedente, improcedente o nulo:

    • El despido va a ser procedente cuando, además de existir causa y la compañía logre acreditarla, se cumplan los requisitos formales que establece, para el tipo de despido de que se trate, el Estatuto de los Trabajadores. De esta forma, en el ejemplo previo de Juan, el Juez considerará procedente el despido si la compañía le ha comunicado el despido por escrito, con referencia a los hechos que lo motivan y la fecha de efectos, y en el juicio quedó acreditada la verdad de los hechos imputados.
    • El despido va a ser improcedente cuando no logren justificarse las causas alegadas o no se hayan seguido las formalidades legales. En estas situaciones, el Empresario puede elegir entre readmitir al trabajador, abonándole los salarios de tramitación, o ofrecerle una indemnización semejante a 33 días de salario por año de servicio – en cuyo caso se extingue el contrato de trabajo –. Entre otras cosas, y para el despido de Elena, se declarará improcedente si la compañía no consigue acreditar la verdad de las pérdidas económicas que refiere en la carta de despido.
    • El despido va a ser nulo si vulnera derechos escenciales o libertades públicas del trabajador o tiene por móvil causas de discriminación. Cuando el Juez califica el despido como nulo, la Compañía está obligada a readmitir, de forma instantánea, al trabajador, abonándole los salarios dejados de sentir desde la fecha del despido. Uno de las situaciones más comunes de despido nulo es el de las trabajadoras embarazadas, por el hecho de estarlo.
    Interesante:  Los dioses de la lujuria y el sexo en las diferentes religiones del mundo

    Prestación por desempleo, el popular como “paro”.

    Comunicado el despido, tendrás la posibilidad de pedir, si lo quieres y cumples los requisitos necesarios, la prestación por desempleo, aunque aquél sea de tipo disciplinario y con independencia de que hayas decidido, o no, impugnarlo.

    El período para pedir el paro es de 15 días desde que finaliza la relación laboral.

    5/5 - (8 votos)

    Sigue navegando!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Quiero leer más